Vinuesa Correcciones
mundo digital

El autocorrector de Word

Word tiene esa herramienta autom√°tica que todos hemos utilizado en alg√ļn momento de nuestra vida: el autocorrector. A todos nos gusta que nos ahorren trabajo y nos faciliten las cosas. Por eso es tan c√≥modo que un programa inform√°tico tan √ļtil y b√°sico como el Word nos corrija de forma autom√°tica palabras que hemos escrito mal sin darnos cuenta, o simplemente darnos cuenta de que nos la ha subrayado en rojo.

¬ŅEs el autocorrector nuestro aliado?

Puesto que nos facilita tanto el trabajo, muchos piensan que el autocorrector de Word es una herramienta muy √ļtil para escribir pero, ¬Ņse puede decir que este mecanismo autom√°tico es realmente nuestro aliado? Podr√≠a responder con un no rotundo, pero voy a detenerme a explicar por qu√©. El principal motivo por el cual esta herramienta no es de fiar es porque word no sabe qu√© queremos decir. S√≠, tiene una programaci√≥n que detecta algunos errores que van m√°s all√° de la ortograf√≠a, como la concordancia, por ejemplo. Pero, aunque en algunas ocasiones nos muestre errores que hemos cometido en la escritura, a veces se confunde y, si despu√©s de haber escrito un texto aceptamos todas las correcciones que propone Word, podemos encontrarnos con que, tras el proceso, nuestro texto ha quedado peor que antes de aplicar estas correcciones.

¬ŅPor qu√© debemos prescindir del autocorrector de Word?

Algunos motivos de por qué no podemos confiar en la corrección automática de Word han quedado expuestos en el anterior párrafo, pero me voy a extender para explicarlos con mayor claridad. Word no es una persona y, por tanto, no entiende de contextos. Hay ocasiones en las que, cuando escribimos algo, el autocorrector nos lo corrige o nos lo marca como un error. Esto no siempre quiere decir que haya una errata en el texto; puede significar que la herramienta está programada para comprender lo mismo de otra forma.

Word no entiende sobre el uso de la negrita, la cursiva, la versalita, el tama√Īo de la fuente y otros muchos elementos que son indispensables para la buena escritura. Todos ellos tienen una raz√≥n de ser y unas circunstancias en las que hay que aplicarlos, pero solo una persona puede valorar si se dan las condiciones adecuadas para usarlos.

En ocasiones corrige palabras bien escritas que no reconoce y las cambia por otras similares que no tienen que ver con lo que queremos decir. Esto es un problema porque lo hace sin notificarlo. Si mientras estás escribiendo sucede esto y no lo ves, no va a existir ninguna marca que indique que esto ha sucedido. Sin una posterior revisión, Word habrá introducido en el texto una errata donde antes no la había. Esto significa que, no solo no habrá aplicado un cambio correcto, sino que nos va a dar más trabajo.

Por todos estos motivos es conveniente desactivar la corrección automática de Word y escribir sin preocuparte por si un programa informático que no nos entiende embrutece nuestro texto. Puede activarse este mecanismo en momentos determinados si se cree conveniente, pero es aconsejable, en lugar de aceptar todas las correcciones, aceptarlas una a una valorando si es correcto o no.

Una revisi√≥n debe ser realizada por una persona que entienda lo que est√° escrito y tenga un criterio del que una programaci√≥n inform√°tica carece. Como he repetido en varias ocasiones ‚ÄĒy lo har√© siempre que sea necesario‚ÄĒ, una correcci√≥n profesional debe ser realizada por un corrector profesional. Es quien est√° realmente preparado para realizar ese trabajo y en quien m√°s se puede confiar.

Comparte en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 comentarios en ¬ęEl autocorrector de Word¬Ľ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *